PONENCIAS Y TALLERES PRESENCIALES

No están todos los que son, pero sí son todos los que están.

AHORA NO DISPONIBLE

  • Febrero 2012.- CEP- Albacete

  • Mayo 2021.- Centro Ideat- Muchamiel

  • Noviembre 2012.- Talleres en Aspali- Alicante

  • Marzo 2013.- Inautismo- Oporto

  • Mayo 2013.- Cedín- Valencia

  • Junio 2013.- Gabinete Psicopedagógico M.I.A de Crevillente

  • Octubre 2013.- IV Jornadas Aspali- Alicante

  • Enero 2014.- Infosal- Madrid

  • Abril 2014.- AVEPSI- Valencia

  • Diciembre 2014.- UA de Alicante

  • Diciembre 2014.- Asociación Asperger Valencia

  • Marzo 2015.- Fundación Mira’m- Valencia

  • Octubre 2015.- Psikolan- Bilbao

  • Noviembre 2015.- C.E.I.P Escultor Acuña- Vigo

  • Marzo 2016.- Universidad Católica de Valencia

  • Mayo 2017.- Universidad Católica de Valencia

  • Mayo 2018.- Universidad Católica de Valencia

era incapaz de abrir la boca en las reuniones que la maestra de mi hijo convocaba para padres en el colegio, si tenía dudas lo pasaba realmente mal. Apenas éramos ocho o diez padres en la reunión, pero, si trataba de consultar esas dudas, el corazón se me aceleraba de tal manera que me imposibilitaba hacerlo. Siempre fui tímida. De alguna forma, lo sigo siendo.

El teatro y la lectura, dos de mis pasiones, junto a las terapias alternativas que he ido aprendiendo y realizando a mi familia, incluida a mí misma, fueron haciendo su efecto, y con el tiempo me ayudaron a preparar mi corazón para esos sobresaltos de las primeras charlas o talleres presenciales de historias sociales, que llegarían con los años.

A raíz de la publicación de mis dos primeros libros: «Historia de un Síndrome de Asperger» y «Pictogramas y pautas desarrolladas para Síndrome de Asperger», (2009-2010), empecé a realizar este tipo de talleres para compartir lo aprendido sobre las características de mi hijo y la forma que tenía de comunicarme con él a través de las historias sociales (Carol Gray 1990-92).

La Asociación Asperger Alicante, Aspali, fue mi primer escenario para tal menester. Durante un año de curso, altruistamente, me reuní una vez al mes con algunos papás y mamás alrededor de una mesa. En petit comité, a través de maravillosas sesiones que recuerdo con entrañable cariño, empujada por el deseo de ayudar a que otros padres no pasaran por el sufrimiento que habíamos pasado nosotros. Debido a la gran angustia e ignorancia que protagonizó siempre nuestros primeros años, pretendía evitar, con mi humilde aportación: dolor, soledad, impotencia y un largo etc. de emociones negativas a otros padres de niños con TEA. Había observado, en innumerables ocasiones, como funcionaban las historias sociales en mi hijo y quería compartir aquella experiencia.

Los errores cometidos (esos grandes maestros) y las inestimables enseñanzas de Mª José Navarro (mi Carol Gray particular) sobre la creación de las historias sociales, nos ayudaron a darnos cuenta que todo aquel dolor estaba provocado por algo llamado Asperger y que había un modo de llegar hasta nuestro hijo. Por fin un rayo de esperanza dio calor a nuestros maltrechos corazones y empezamos a vislumbrar un futuro menos incierto.

El tiempo se encargó de hacer el resto, y a pesar de todas aquellas limitaciones, como el miedo escénico, o esa enorme ansiedad que me producía hablar ante público, era mucho más fuerte el deseo de ayudar.

La primera vez que salí de aquella mesa​-taller de la Asociación Aspali, donde compartía mis experiencias con siete o diez mamás y papás, lo hice para hacer una ponencia-taller en Madrid, en el Centro Infancia, Formación y Salud (Infosal). Las primeras tres horas de charla fueron genial, pero cuando llegó la hora del taller, ¡¡me bloqueé!! y lo pasé realmente mal, no era lo mismo hablar en una mesa a siete o diez papás que hacerlo frente a cuarenta profesionales especializados del TEA.

¿¡Qué podía yo aportarles a todos aquellos profesionales!? ¡el bloqueo no me permitió plasmar ni un solo dibujo en la pizarra! El hecho de pensar que habría tantos ojos mirándome dibujar, esperando a que terminara de hacerlo, fue superior a mí. Tras aquella experiencia no quería volver a hacer un taller presencial ¡EN MI VIDA!, a pesar de los ánimos de Cristina Muñoz, psicóloga y directora de Infosal.

Al final de lo que fue para mí un largo día, Cristina me pidió que impartiera cursos online en su plataforma. Estaba claro que a ella aquel día no le pareció tan terrible como a mí. Salvé el taller como pude, pero no como me hubiera gustado. Me llevó un mes superar la ansiedad que la experiencia me había provocado y, a ésta, había que sumarle la que tuve un mes antes de la fecha del evento, solo de pensar que tenía que hablar ante tantos profesionales especializados en TEA.

Ha llovido mucho desde entonces, y ese deseo de ayudar, sigue siendo más fuerte que mis miedos. No fue fácil enfrentarlos y he tenido que trabajar duro en ellos a lo largo de estos años. Pero el esfuerzo trae su recompensa, y lo cierto es que ahora disfruto muchísimo en los talleres presenciales que he estado haciendo (antes del Covid-19). El ambiente que se genera en estos cursos es maravilloso. De alguna manera, se unen las dos perspectivas; la del hogar y la profesional, y lo hacen en vivo y en directo, una unión de la que se aprende mucho por ambas partes. Fue un reto tremendo para mí salir de mi zona de confort, pero lo cierto es que traspasar el umbral de esos espacios de seguridad que nos creamos, es lo mejor que podemos hacer para seguir creciendo en muchos aspectos.

Los talleres presenciales constan de los siguientes contenidos, aunque esto siempre dependerá del tiempo del que se disponga para cada taller.

1.Un poco de nuestra historia: En este espacio, hablo de nuestra experiencia personal, antes de que llegara el buscado y ansiado diagnóstico, que se hizo de rogar hasta que Ian tenía casi dieciséis años, a pesar de haber empezado a buscar apoyo profesional cuando tenía tres años. Esto ayuda a los profesionales a conocer, más de cerca, el sufrimiento y agotamiento mental, físico y emocional que conlleva la convivencia con un niño con TEA y, por lo tanto, a tener una mayor comprensión hacia muchas actitudes paternas que no terminan de comprender.  A los papás, les ayuda a no sentirse solos ante las circunstancias que viven, a verlas con calma y a descubrir aquellos errores que cometemos de forma generalizada.

2.- Introducción a las historias sociales: En este punto hablamos de lo aprendido sobre las historias sociales y de la gran cantidad de errores que, tras la experiencia de años de trabajo, he ido observando que solemos cometer al hacer los guiones sociales para nuestros niños. Con ejemplos y anécdotas personales que contextualizan la información para hacerla más comprensible y amena.

3.- La parte práctica: Es donde empezamos a trabajar, porque solo la práctica hace a la maestro. Formamos grupos con los asistentes y ponemos en práctica lo expresado a lo largo del día. Es el momento más divertido y entretenido de la jornada, pues es donde cada grupo descubrirá, a través de la ejecución y resolución de dificultades reales, como encarar las dificultades que se le puedan presentar con su hijo o alumno y a tenerle en cuenta, primero, como el niño que es.

OBJETIVOS:

Integrar las características de los niños con TEA no es lo mismo que tener información sobre ellas. Integrar sus características es ir un paso más allá, Pero la integración de unas características diferentes a las nuestras no es fácil y precisa tiempo. Sin esa integración es más fácil  confundir a los niños  que ayudarles. Y esta es la cruda realidad. Hay muchos errores de los que no somos conscientes y que nos impiden ver los resultados cuando hacemos historias sociales, pues, como he comentado en alguna ocasión, solemos hacer los guiones sociales desde una perspectiva neurotípica, que hemos de aprender a distinguir si queremos modificarla. Estos cursos van enfocados a ello, al igual que los cursos online personalizados que realizo para padres y profesionales.

​La cantidad de ejercicios que se puedan realizar siempre estará ligada al tiempo que dure el taller y a la cantidad de participantes que haya en la sala.

Puntos básicos y principales que trabajamos en los talleres tanto presenciales como online:

  • Qué son las historias sociales.

  • Qué hemos de tener en cuenta antes de hacer una historia social.

  • Errores más frecuentes. (Yo conozco al menos 19 errores distintos. Hemos de conocerlos si queremos eliminarlos.)

  • Historias sociales activas. ¿Qué son y cuál es la principal función de éstas?

  • Los cuentos: Historias sociales con mucho encanto.

Nuestros hijos y alumnos necesitan que aprendamos a comunicarnos de una manera rápida y comprensible para ellos.

NO TE LO PIENSES, APRENDE, Y SU VIDA, Y TÚ VIDA, CAMBIARÁN. (Ahora solo en online)