Cuadernos para adolescentes

EducaTEA

Esta es una colección que iré ampliando con el tiempo. Haz clic encima de cada cuaderno si quieres saber más sobre ellos.

Si la adolescencia es una etapa complicada para cualquier persona, cuánto más no será para un chico o chica con TEA. Fue en la adolescencia cuando recibimos el diagnóstico de nuestro hijo Ian (tenía 16 años). Por fin, sabíamos qué era lo que estaba pasando, de manera que, aunque las situaciones que vivíamos eran angustiosas, empezábamos a disponer de herramientas con las que comunicarnos con él, lo que nos produjo una sensación de alivio y de esperanza. Sin embargo, los chicos con un diagnóstico tardío, suelen tener hábitos negativos adquiridos desde la infancia, al no haber sido guiados de la forma correcta a sus necesidades, como fue el caso de mi hijo, y puede que el cambio que esperamos se produzca tras empezar con la metodología adecuada vaya más lento; ya que hay que deshacer el mal hábito y enseñar la forma correcta de hacer las cosas. En los chicos con TEA esto no es nada fácil de conseguir, por la rigidez mental que les caracteriza. Por otro lado, no son solo ellos quienes han de aprender cosas, los adultos que les cuidamos, les enseñamos y les queremos también precisamos reciclar patrones educativos que no les sirven a nuestros chicos/as, además de aprender la metodología que les ayuda, tratando de integrarla en nuestra forma de educar, y esto lleva su tiempo y una gran voluntad por nuestra parte, sin olvidar que cada persona tiene un temperamento y también un ritmo de aprendizaje distinto. No desesperemos si el ritmo, en los chicos o en nosotros, va más lento de lo esperado. En ellos es importantísima la formación  en Teoría de la Mente e integración sensorial y, curiosamente, y no suelen recibir este tipo de formación a través de las clases profesionales. Espero que esto cambie y que lo haga lo más rápido posible, pues creo que es fundamental para el buen desarrollo de los niños con TEA.

Estos cuadernos están formados por historias sociales profundamente desarrolladas que pueden ayudar a los chicos a aprender habilidades sociales (Dejarse llevar- Tener una cita) o habilidades personales (La masturbación masculina- La masturbación femenina). Creo que es muy importante desarrollar profundamente cualquier tema importante que precisen los chicos/as, por peliagudo que nos parezca o, de lo contrario, se perderán entre un mar de incertidumbres.

Los cuadernos están ilustrados por David Verdú, que además de un gran dibujante, es un amigo de la infancia de mi hijo, e hijo de grandes amigos nuestros.

Comparte esta información. ¡Elige tu plataforma!